Categorías
Periodo Presocrático

CÓMO SURGIÓ LA FILOSOFÍA EN LOS GRIEGOS

CÓMO SURGIÓ LA FILOSOFÍA EN LOS GRIEGOS

CÓMO SURGIÓ LA FILOSOFÍA EN LOS GRIEGOS

La filosofía como creación del genio helénico

La casi totalidad de los estudiosos consideran que la filosofía, como término o como concepto; es una creación propia del genio de los griegos.

En efecto, para todos los demás componentes de la civilización griega; se halla un elemento correlativo en los pueblos de Oriente; que alcanzaron un elevado nivel de civilización antes que los griegos (creencias y cultos religiosos, manifestaciones artísticas de naturaleza diversa, conocimientos y habilidades técnicas de distintas clases, instituciones políticas, organizaciones militares, etc.).
[amazon_link asins=’8468229482,8426399630,8491044302,1465460152,B00JYK6W7W,B004UIU4HW,B00B7RWNBE,8466342907,8446034263′ template=’ProductCarousel’ store=’luisdario1-21′ marketplace=’ES’ link_id=’f669e246-dd70-11e8-9fc3-2de161c97ce3′]
En cambio, en lo que concierne a la filosofía; nos hallamos ante un fenómeno tan nuevo que no sólo no posee ningún factor correlativo en dichos pueblos; sino que ni siquiera existe algo estricta y específicamente análogo.

Debido a ello, la superioridad de los griegos con respecto a los demás pueblos; en este aspecto específico no es de carácter puramente cuantitativo sino cualitativo; en la medida en que lo que aquéllos crearon; al instituir la filosofía, constituye en cierto sentido una novedad absoluta.

Quien no tenga presente este hecho no podrá comprender por qué la civilización occidental; bajo el impulso de los griegos; asumió una dirección completamente distinta de la oriental.

En particular, no se podría comprender por qué razón los orientales; cuando quisieron aprovechar la ciencia occidental ; y sus resultados, tuvieron que apelar a determinadas categorías de la lógica occidental.

De hecho, no en todas las culturas se hace posible la ciencia.

Hay ideas que convierten en estructuralmente imposible el nacimiento; y el desarrollo de determinadas concepciones; y existen incluso ideas que impiden la ciencia en conjunto; por lo menos la ciencia tal como ahora la conocemos.

Ahora bien, la filosofía —gracias a sus categorías racionales— ha permitido el nacimiento de la ciencia; y en cierto sentido, la ha engendrado.

Admitir esto significa reconocer a los griegos el mérito de haber aportado una contribución realmente excepcional a la historia de la civilización.

 

La imposibilidad de una procedencia oriental de la filosofía

 

Como es natural, y sobre todo entre los orientalistas; ha habido intentos de atribuir a la filosofía un origen oriental; basándose en la observación de analogías genéricas; que se constatan entre las concepciones de los primeros filósofos griegos; y ciertas ideas propias de la sabiduría oriental.

No obstante, nadie ha triunfado en su intento; y la crítica más rigurosa, a partir ya de finales del siglo pasado; ha reunido una serie de pruebas auténticamente irrefutables; en contra de la tesis de la procedencia oriental de la filosofía griega.

a) En la época clásica, ninguno de los filósofos; o de los historiadores griegos;hace la más mínima mención de un presunto origen oriental de la filosofía. (Los primeros en sostener la tesis de la procedencia oriental de la filosofía; fueron algunos orientales, por razones de orgullo nacionalista; para atribuir a la propia cultura este particular título de gloria.

Así por ejemplo en la época de los Ptolomeos; los sacerdotes egipcios al entrar en conocimiento de la filosofía griega; pretendieron defender que ésta provenía de la sabiduría egipcia; y en Alejandría, a finales de la era pagana y a comienzos de la cristiana; los judíos que habían asimilado la cultura helénica; pretendieron afirmar que la filosofía griega procedía de las doctrinas de Moisés.

Si bien los filósofos griegos, ya en la época cristiana; sostuvieron la tesis según la cual la filosofía provenía de los sacerdotes de Oriente; animados por inspiración divina, esto no prueba nada; porque en aquel momento tales filósofos habían perdido la confianza en la filosofía entendida clásicamente; y aspiraban a una especie de auto legitimación en oposición a los cristianos; que presentaban la inspiración divina de sus textos.

b)Se ha demostrado históricamente que los pueblos orientales;con los que entraron en contacto los griegos poseían una forma de sabiduría constituida por convicciones religiosas; mitos teológicos cosmogónicos, pero no una ciencia filosófica basada sólo en la razón (en el logos, como dicen los griegos).

Poseía pues un tipo de sabiduría análoga; a la que los propios griegos poseían antes de crear la filosofía.

c) En cualquier caso, no ha llegado a nuestro conocimiento ninguna utilización por parte de los griegos; de escritos orientales o de traducciones de éstos.

Es impensable que antes de Alejandro; hayan podido llegar a Grecia doctrinas provenientes de los indios; o de otros pueblos de Asia; o que en la época en la que surgió en Grecia la filosofía; haya habido griegos capaces de entender el razonamiento de un sacerdote egipcio; o de traducir libros egipcios.

d) En la hipótesis (que habría que demostrar) de que alguna idea de los filósofos griegos; tenga antecedentes específicos en la sabiduría oriental; y que haya podido derivarse de ésta; no cambiaría la esencia del problema que estarnos discutiendo.

A partir del momento en que nació en Grecia; la filosofía representó una nueva forma de expresión espiritual; la cual —en el preciso instante en que acogía contenidos provenientes de otras formas de vida espiritual— los transformaba estructuralmente; otorgándoles una forma rigurosamente lógica.

 

Los conocimientos científicos egipcios y caldeos, y el modo en que fueron transformados por los griegos

 

En cambio, los griegos obtuvieron de los orientales algunos conocimientos científicos.

Tomaron de los egipcios ciertos conocimientos matemático-geométricos; y de los babilonios aprovecharon sus conocimientos astronómicos.

Sin embargo, también en este caso; es preciso efectuar algunas advertencias importantes; que son indispensables para comprender la mentalidad griega; y la mentalidad occidental que se basa en aquélla.

Por lo que sabemos, la matemática egipcia consistía primordialmente en el conocimiento de operaciones de cálculo aritmético con finalidades prácticas; por ejemplo, medir determinadas cantidades de víveres; o dividir cierto número de cosas entre una cantidad dada de personas.

De forma análoga, la geometría; tenía un carácter esencialmente práctico; y respondía a la necesidad; por ejemplo, de volver a medir los campos, después de periódicas inundaciones del Nilo; o de proyectar y construir las pirámides.

Ahora bien, es evidente que los egipcios; al obtener estos conocimientos matemático-geométricos; llevaron a cabo una actividad racional; y bastante notable, por cierto.

Sin embargo, en la reelaboración efectuada por los griegos; tales conocimientos se convirtieron en algo mucho más consistente; realizando un salto cualitativo propiamente dicho.

En especial, a través de Pitágoras y los pitagóricos; transformaron aquellas nociones; en una teoría general y sistemática de los números; y de las figuras geométricas.

Crearon en definitiva una construcción racional orgánica; yendo mucho más allá de los objetivos básicamente prácticos; a los que parecen haberse limitado los egipcios.

Lo mismo cabe decir de las nociones astronómicas.

Los babilonios las elaboraron con un propósito esencialmente práctico; efectuar horóscopos y predicciones.

Los griegos en cambio las purificaron; y las cultivaron con fines primordialmente cognoscitivos; en virtud de aquel afán teórico que aspira al amor de puro conocimiento; y que es el mismo afán que, creó y nutrió la filosofía.

 

Leer más contenido haciendo click aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.