Categorías
Período Helenístico-Romano

La Academia

La Academia

La Academia
La Academia

La herencia de Platón se conserva en la Academia. Pero ninguno de sus sucesores, excepto Aristóteles, rayó a la altura de su maestro. Pierden la amplitud enciclopédica del platonismo y desarrollan aspectos parciales, acabando por desvirtuar su espíritu y su carácter.

Escolarcas.

Euspesipo (42o/4o8-339),

Hijo de Potona, hermana de Platón. Sucedió a su tío en el escolarcado y regentó la escuela de 347-339. En 361 tomó parte activa en la expedición de Dión a Siracusa. Parece que se suicidó. Quedan pocos fragmentos de sus obras Sobre los semejantes, Sobre las definiciones, Los números según Pitágoras, Sobre la moral y el placer.

Fue un espíritu detallista, minucioso, cuidadoso la nomenclatura de las definiciones, distinciones y clasificaciones. Acentuó la tendencia pitagorizante, identificando las Ideas con los números matemáticos. Los principios constitutivos de las cosas eran la Unidad; que era el principio del bien, al cual estaba este subordinado; y la Diada, que era el principio de la multiplicidad, que es el mal. El número perfecto era la Década.

En Ética establecía como norma lograr la perfección de cada cosa en conformidad con su naturaleza. Como criterio para distinguir las virtudes y los vicios señalaba el medio. Es notable su copiosa serie de definiciones de las virtudes y los vicios; más completa que la de Aristóteles, aunque se limita a definirlos, sin intentar una ordenación sistemática. Su definición de la felicidad es muy semejante a la de Boecio.

 

Jenócrates (396/5-315)

Natural de Calcedón. Acompañó a Platón en su viaje a Sicilia en el 361. Sucedió a Espeusipo y regentó la escuela veinticinco años. Fue amigo de Aristóteles, a quien acompañó a Megara (347) y Mitilene, donde vivieron en compañía de Teofrasto (344-342).

Fue proverbial su rigidez de carácter y su austeridad de costumbres. Platón le aconsejó en una ocasión que sacrificara un poco a las Gracias. Jenócrates, escribió una Vida de Platón y otras muchas obras; especialmente sobre temas morales.
También identificó las Ideas con los números matemáticos; bajo la influencia del pitagorismo. Afirmó que las supremas son el Uno y la Diada, de los cuales proceden todas las cosas:

El Uno, o la Mónada impar, es el principio masculino, y el Nous supremo que identificaba con Dios.

La Diada, o el par, es el principio femenino, de donde procede la pluralidad. Es la madre de los dioses y alma del mundo.

 

Los planos de seres.

Jenócrates distinguía tres grandes planos de seres (supraceleste, celeste y terrestre); cada uno estaba presidido por una Parca:

el supraceleste (mundo inteligible de las Ideas), estaba presidido por Atropos;

el celeste (opinable), presidido por Laquesis;

y el terrestre, o sublunar, que es el mundo sensible, presidido por Clothos.

Y dentro de cada uno de estos tres planos generales escalona jerárquicamente todo el conjunto de los seres.

Al alma, lo definía como los pitagóricos; diciendo que es un número que se mueve a sí mismo. En Ética identificaba el Uno y el Bien.  Diciendo que la unidad es el bien, y la pluralidad el mal. Afirmó que la virtud es el único bien, y el vicio el mayor mal. La virtud basta por sí sola para proporcionar la felicidad.

Distinguía tres clases de bienes: los del alma, que son los principales;los del cuerpo y los exteriores, que, aunque no son necesarios, son también convenientes y contribuyen a la felicidad; aunque el sabio puede ser feliz en medio de la más extrema indigencia. La vida presente es una cárcel, de la cual nos libera la muerte.

 

Polemón (escolarca, de 315-270).

Ateniense. Buen orador. Se preocupó sobre todo de cuestiones morales. Dijo, «Conviene ejercitarse en las obras y no en especulaciones dialécticas». Como norma, Polemón,  adopta el principio de vivir conforme a la naturaleza: Es lícito disfrutar de los bienes naturales, pero siempre bajo la dirección de la virtud.

Zürcher ha intentado revalorizar la figura de este oscuro escolarca estableciendo la tesis sorprendente de que es, nada menos, que el autor de todo el Corpus academicum.

La Academia antigua termina con CRATES DE ATENAS, escolarca., de 270-268/4.

si deseas continuar leyendo sobre el período helenístico-romano, haz click aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.