Tales de Mileto y el agua

Tales de Mileto y el agua.

¡Todo es agua!
Quedó en la historia este jónico, natural de Mileto, por su afirmación de que el principio de las cosas es el agua.

De origen Fenicio, hijo de Examies y Cleobulina.

Tuvo gran influencia política ante sus compatriotas los milesios; los exhortó a unirse contra los lidios y los medos para salvar su independencia.
[amazon_link asins=’1719839018,8498025818,B01M0DQLR8,B009VNXQOO,8436803892,B00VIEUB6A,B00L6AG1MY,B07GQJMKF7′ template=’ProductCarousel’ store=’luisdario1-21′ marketplace=’ES’ link_id=’f5374ada-dd6f-11e8-8529-cfc36c493b07′]
Se afirma que viajó a Egipto, donde estudió Geometría y midió las pirámides por su sombra y explicó las crecidas del Nilo por los vientos hetesios (según Mondolfo).

Se distinguió como matemático y astrónomo.

No escribió nada, realizó algunos inventos de carácter práctico.

Predijo un eclipse de Sol, que sucedió en una batalla entre medos y lidios (28 de mayo de 585), fecha utilizada para establecer su cronología.

Se le atribuye la invención del teorema que lleva su nombre, la construcción de parapegmas (almanaques astronómicos útiles para los navegantes), estudió las Hyadas y señaló la constelación de la Osa Menor.

También inventó un método para medir la distancia de los navíos en el mar, mediante la suma de triángulos semejantes.

Habiendo previsto, por la observación de las estrellas, una buena cosecha de aceitunas, alquiló todas las prensas de Mileto y se hizo rico, y demostró que la filosofía no es inútil.

Con ello contradice a la doncella que se burló de él cuando cayó en un pozo por ir contemplando las estrellas: «Por tanto mirar al cielo, no se daba cuenta de lo que tenía bajo los pies».

Su nombre encabeza la lista de los siete sabios.

 

El arché o principio primordial.

 

Consideraba el agua como primer principio de donde provienen, del cual están formadas y en el que se resuelven todas las cosas.

 

Cosmología.

 

Atribuía a la tierra la forma de un gran plato oblongo, con los bordes un poco levantados. Encima de ella estaba la bóveda de los cielos, y el conjunto flotaba como un navío sobre las aguas.

 

Concepto animista de la materia.

 

Aristóteles y Diogenes Laercio le atribuyen la frase de que todas las cosas estaban llenas de dioses y demonios.

Esto y su explicación del imán, al que atribuía vida y alma, indican su concepción animista de la materia.

 

Para ver otros filósofos fisistas, haz click aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.