Categorías
Sócrates

Doctrina de Sócrates.

Doctrina de Sócrates.

 

Sócrates, conversador incansable, no escribió nada ni expuso su doctrina en forma sistemática; sino circunstancialmente, conforme se presentaba la ocasión.

Para reconstruir su pensamiento hemos de acudir a los testimonios de sus contemporáneos y discípulos; a sabiendas de que en la mayor parte de los casos es imposible llegar a conclusiones claras sobre lo que fue efectivamente su doctrina.

[amazon_link asins=’B01K9AZ53C,0265493897,2251010122,1631066064′ template=’ProductCarousel’ store=’luisdario1-21′ marketplace=’ES’ link_id=»]

Desde luego hay que descartar la imagen de Sócrates como un filósofo de categoría semejante a los grandes que recogerán su herencia.

La incertidumbre en qué quedamos casi siempre; es una prueba más de la imprecisión de su propio pensamiento.

Sócrates abrió el camino ancho de la Filosofía.

Pero las grandes construcciones filosóficas no fueron obra suya, sino de sus sucesores.

No obstante, es preciso reconocer su enorme mérito.

Muy bien dice Stefanini: «Había en la vida del maestro algo que valía más que su doctrina y que lograba subsanar sus deficiencias.

 

 

La reflexión del hombre sobre sí mismo.

 

Típicamente socrático es su insistente llamamiento a la interioridad; invitando al hombre a reflexionar sobre sí mismo.

A la pretenciosa omnisciencia de los sofistas («Preguntad»…), Sócrates opone modestamente su «sólo sé que no sé nada».

«Dichoso yo si supiera lo que otros no vacilan en creer que saben.

¡Cómo podría enorgullecerme!

Pero no sé nada, atenienses que me escucháis; no sé nada, y ante vosotros me presento desnudo y sin los adornos de una mentirosa certeza».

El principio fundamental de la sabiduría consiste; por una parte, en el reconocimiento de la propia ignorancia; pero al mismo tiempo en reflexionar sobre el propio yo para conocerse a sí mismo.

Sócrates aparta su consideración de los problemas sobre la naturaleza y sobre Dios, y concentra su interés sobre el propio conocimiento.

«Estimaba como próximo a la locura el ignorarse a sí mismo, creer que se sabe lo que no se sabe».

Pero la invitación de Sócrates a reflexionar sobre sí mismo; no es ensimismamiento, ni pura introversión, ni reclusión subjetivista en el propio yo.

Por el contrario, a ella se une una curiosidad insaciable, un ansia ardiente de saber.

Aunque no le interesa la naturaleza, le interesan los hombres; y los problemas humanos y ciudadanos, con el fin de hallar el bien que les corresponde; y las normas prácticas que deben regir su vida moral, su perfeccionamiento y el de la ciudad.

Además, tiene viva conciencia de su misión «divina» de educador; y se esfuerza por comunicar a otros sus preocupaciones y sus verdades; y por influir en los destinos de su ciudad.

Por el conocimiento propio llegamos a conocer nuestro verdadero bien; de lo cual
se derivarán las normas universales válidas de conducta.

El autoconocimiento no tiene en Sócrates el sentido del antiguo aforismo: «aprende a conocer tu limitación, para no intentar superarla, sabiendo que eres un hombre y no un dios»; sino en cuanto que invita a buscar dentro del mismo hombre la fuente de su verdad.

 

 

Antropología.

 

Sócrates parece haber tenido un concepto optimista y muy elevado de la naturaleza humana y de la dignidad del hombre; como un ser privilegiado entre todos los demás seres del mundo.

Tiene razón, palabra y puede adquirir la ciencia.

Distingue entre cuerpo y alma.

Esta es la parte mejor del hombre.

El alma es de naturaleza divina.

Participa de lo divino.

Es invisible.

Pero no sabemos si Sócrates la consideraba como material o inmaterial.

Tampoco sabemos en qué sentido creyó en su inmortalidad.

En la Apología (40 C -41C) se expresa ambiguamente su doctrina; compara la muerte a un sueño sin sueños; o sea, a una supervivencia del alma como una sombra, sin sensaciones y sin voluntad (creencia que procede de Homero); y también al tránsito de este mundo a otro mejor, donde reina la justicia perfecta y donde el justo vive felizmente entre los justos (creencia que procede del orfismo).

Distingue dos clases de conocimiento: los sentidos, que perciben las cosas corpóreas, particulares y mudables; y la razón, que conoce los conceptos universales.

Por la razón el hombre comunica con lo divino, con la Razón universal.

Por ella puede reflexionar sobre sí mismo; y descubrir los motivos que deben regir su conducta.

Tiene gran confianza en el poder de la razón para descubrir los principios universales de la moral; y en la infalibilidad de la ciencia.

 

 

Física.

 

No es posible reconstruir la doctrina de Sócrates acerca del mundo; y que sería de suma importancia para explicar su actitud moral.

El conocimiento del mundo, de los principios y de los elementos; lo consideraba propio de los dioses, que se habían reservado sus secretos.

Desliga por completo la ciencia moral de la ciencia de la naturaleza.

Pero aunque rechaza por inútiles, estériles y contradictorias las investigaciones cosmológicas de sus predecesores; no obstante puede vislumbrarse un concepto optimista del Universo, concebido como una realidad en que reinan el orden y la armonía; pero no en sentido puramente mecánico, como el que imponía la Mente de Anaxágoras; sino como un orden dirigido por la Razón universal y la Providencia divina.

Al orden general del Universo deben responder el orden y la armonía en la vida
individual del hombre.

 

 

Teología.

 

Platón y Jenofonte se esfuerzan por defender la doctrina de Sócrates en ocasión de la acusación de asebeía.

Sócrates fue religioso.

Tuvo siempre respeto y veneración hacia los dioses de Atenas y practicó el culto conforme a los ritos tradicionales.

«Que cada uno venere a los dioses según el rito de la ciudad».

«Hay que honrar a los dioses conforme a las leyes rituales tradicionales».

Manifestó su piedad en la oración, ofreciéndoles sacrificios (al morir encarga que se sacrifique un gallo a Esculapio), y en su obediencia.

En la Apología Platón presenta su muerte como un acto de obediencia y de sumisión a la voluntad de los dioses.

También parece que, junto y por encima de los dioses de la mitología tradicional; admitió la existencia de un Dios único, supremo, invisible, ordenador del Mundo, aunque no creador.

No está claro si habría que entender ese Dios en sentido personal; o más bien como una Razón universal, infinita, inmanente en las cosas, a la manera del Logos de Heráclito.

Esa Razón sería la causa del orden y de la armonía admirable que existe en el Universo; y no un simple Motor extrínseco como la Mente de Anaxágoras.

Jenofonte hace resaltar la Providencia que gobierna todas las cosas, especialmente las humanas.

Los dioses de la Mitología serían a manera de ministros subalternos inferiores de esa Razón universal: «Estoy pensando ahora que la única ocupación de los dioses sea servir a los hombres».

Los dioses manifestaban su voluntad a los hombres mediante oráculos, avisos y se­ñales.

Si bien esa providencia no se extiende más que a la vida del hombre sobre la tierra.

La Teología de Sócrates viene a ser una proyección de su antropología al exterior.

Así como el hombre consta de un cuerpo material y visible, regido por un alma racional invisible; así también el Universo consta de una parte material visible
regida por una Mente invisible, ordenadora, providente.

No vemos el alma humana, pero la podemos conocer por sus actos.

Tampoco vemos la Mente universal; pero su existencia se nos manifiesta por el orden maravilloso que rige en el mundo; y en el cuerpo del hombre, que revelan una Inteligencia sapientísima.

 

 

Etica.

 

Antes de Sócrates ya existía en Grecia la preocupación moral; como vemos en Pitágoras, Teognis, Focílides, Solón y en los apotegmas de los Siete Sabios.

Pero si quizá es exagerado considerarle con Boutroux como el «fundador de la
ciencia moral»; y tampoco es oportuno calificarle, como Brunschvicg, de inventor de la razón práctica; interpretándole a la luz de conceptos muy posteriores, por lo menos hay que reconocerle el mérito de haber tratado de racionalizar la conducta
humana, ajustándola a normas fijas y universales.

 

  1. El bien

    .

La formulación del bien concebido como una realidad absoluta, trascendente y subsistente es obra de Platón; Sócrates no tuvo nunca un concepto claro ni llegó a dar una definición precisa del Sumo Bien.

Su Moral carece de finalidad trascendente (naturalismo).

Para Sócrates no existe un Bien trascendente; como un ideal al cual haya que subordinar la vida, sino muchos y diversos bienes.

El Bien es el conjunto de bienes regulado por la razón; de cuyo conjunto resulta la vida feliz (εύδαιμονία, εύπραξία).

La característica fundamental del bien en Sócrates es la utilidad (ωφέλεια).

No hay «bien que no sea bien para alguna cosa».

«Lo que es útil es bien para aquel que le es útil».

Lo bueno y lo útil se identifican.

Sócrates no logró rebasar el hedonismo y el relativismo.

Los bienes son relativos: «Lo que es bueno para el hambre, es malo para la fiebre, y lo que es malo para el hambre es bueno para la fiebre…; y todas las cosas son buenas y bellas para aquel a quien le van bien, y malas y feas para aquel a quien le van mal».

Tanto Jenofonte como Platón nos han conservado algunos rasgos de Sócrates en que aparece como todo lo contrario de un asceta.

Pero el fondo hedonista que perdura en Sócrates éste se esfuerza por someterlo a la razón; por racionalizar todas las satisfacciones de cualquier orden que sean.

La razón debe dominar la parte inferior del hombre; y saber calcular las cosas
que pueden producir más o menos cantidad de placer.

Jenofonte lo representa en los Memorables; enseñando a Eutidemo que es necesaria la templanza; porque la separación del deseo y del goce hace aumentar el deseo, y esto hace más agradables las satisfacciones de comer, beber, dormir, etc.

En el Protágoras identifica el bien con lo agradable y el mal con lo desagradable.

Incluso llega a proponer una aritmética moral (μετρητική τέχνη), para calcular los bienes entre los cuales se debe elegir.

«Si pesamos las cosas agradables con las agradables; hay que escoger siempre las más numerosas y las más grandes; si pesamos las desagradables con las desagradables; hay que retener siempre las menos numerosas y las
menores.

Finalmente, si pesamos las agradables con las desagradables; y los placeres pesan más que los dolores, los placeres presentes sobre los dolores futuros; o los placeres futuros sobre los dolores presentes; hay que conceder la preferencia a los placeres y obrar con esta intención; y si los dolores hacen inclinar la balanza, hay que guardarse muy bien de efectuar tan mala elección» (Protágoras 35óa-c).

En el Cármides expone un utilitarismo puro.

Y lo mismo en el Hipias mayor.

No obstante, este cálculo de bienes para elegir entre ellos el mejor no tiene en Sócrates el sentido grosero a que lo hará derivar Aristipo.

Su hedonismo es superado por el utilitarismo.

Buscar el bien mejor y establecer una escala de bienes implica la renuncia a otros bienes inferiores.

Buscar el conjunto de bienes superiores para asegurar la felicidad; lleva consigo la renuncia de muchos bienes particulares e inferiores.

De aquí el dominio que el sabio debe tener sobre sí mismo; y la rigurosa disciplina a que debe someter sus apetitos inferiores e inmediatos; para llegar a conquistar un bien mayor, que es la tranquilidad y la serenidad.

«Si el no tener ninguna necesidad es cosa divina; el tener las menos posibles
es la cosa que más nos aproxima a la divinidad».

De esta manera en Sócrates su fondo hedonista, su utilitarismo, su cálculo racionalista de los bienes; son cosas perfectamente compatibles con una disciplina rigurosa y con un verdadero ascetismo.

La práctica de la virtud aparece como la cosa más útil; porque es el medio de alcanzar el mayor bien, asegurando la vida feliz.

Su utilidad prevalece sobre todos los demás bienes particulares y nos acarrea mayores ventajas, incluso de orden temporal y material.

La virtud tiene un valor universal, es bella, buena y útil para todos.

Claro está el peligro de hacer derivar esta doctrina hacia un sentido práctico más grosero que el que tenía en el maestro, como sucedió con su discípulo Aristipo.

Idéntico sentido utilitarista daba Sócrates a la belleza.

Lo bello es lo útil y lo que es conveniente a un fin.

En el Banquete, de Jenofonte, Sócrates pretende— medio en broma, medio en
serio—; que sus ojos saltones, sus narices chatas y abiertas y sus labios gruesos; son más bellos que los del hermoso Critóbulo, porque son más útiles para ver, oler y besar.

 

2. La virtud.

 

Todos los hombres aspiran a la felicidad.

Los bienes que la aseguran son las riquezas, la salud, la belleza, la nobleza, el poder, los honores, la templanza, el valor, la sabiduría…

Pero esos bienes no bastan por si solos para proporcionarla, sino que es preciso usar bien de ellos; y esto solamente se consigue cuando están regidos por la sabiduría.

La sabiduría es, pues, la que hace buenos a los bienes, y es entre todos ellos el mayor.

La felicidad consistirá, pues, en la ciencia del bien y en vivir conforme a
la ciencia.

Sócrates da a la virtud un sentido exageradamente intelectualista, llegando a identificarla con la ciencia.

No se contenta con establecer entre ambas una estrecha conexión; sino que
viene a hacer de ellas una misma cosa.

La virtud «es ante todo un saber, un conocer lo que es útil y lo que es perjudicial;
para poder obrar en consecuencia».

Todo se reduce en último término a la sabiduría práctica; aunque reciba diversas denominaciones conforme a los objetos sobre que versa: se llamará piedad cuando se trata de las relaciones del hombre con los dioses;  justicia cuando regula las del hombre con otros hombres;  fortaleza cuando versa sobre las cosas que requieren esfuerzo para triunfar en los obstáculos; templanza cuando modera los apetitos sensitivos.

De aquí que si todas las virtudes se reducen a la sabiduría; todas quedan convertidas en hábitos racionales y en realidad solamente existe una virtud (φρόνησις); y el que posee una sola, por ejemplo, el valor, de hecho las posee todas a la vez (σύμττασα αρετή).

Así se elevaban todas las virtudes al orden racional, pero quedaba destruida su multiplicidad y su variedad.

Además, con esto el socratismo corría el peligro de convertirse en un formalismo vacío, parecido al de Kant.

Es el problema que Platón tratará de resolver en el Laques sin conseguirlo.

 

3. La virtud puede enseñarse.

 

Del racionalismo socrático, que reduce la virtud a la ciencia; se deriva también que la virtud puede enseñarse, lo mismo que se enseña la ciencia.

Esta convicción de Sócrates se revela en su actividad educadora; que ejercitaba entre sus amigos con el magisterio de la palabra; y del ejemplo, aun cuando se resistía a que lo llamaran maestro de virtud.

Sin la educación las mejores disposiciones naturales no logran desarrollarse ni llegan a dar buenos frutos.

 

4. Determinismo moral.

 

La identificación socrática entre virtud y ciencia tiene como corolario un rígido determinismo moral.

Sócrates, aunque se limita al campo moral; conserva el fondo racionalista de los presocráticos y los sofistas.

En el realismo griego prevalece el objeto sobre el sujeto.

Al griego no le costaba trabajo comprender que el entendimiento aprehendiera
la verdad.

Pero sí que fuera posible el error.

El objeto ejerce sobre la inteligencia una especie de determinismo necesario.

El no-ser no se puede conocer, pero el que ve el ser no puede menos de conocerlo.

Su optimismo en la razón les hace creer que ésta no se puede equivocar.

Sócrates traslada este determinismo intelectualista al campo moral, traduciéndolo en determinismo voluntarista.

El bien, que es lo útil para el individuo y para la ciudad, obra de tal suerte sobre el entendimiento del que lo conoce; que, una vez conocido, influye sobre su voluntad, la cual no puede menos de quererlo y practicarlo.

De aquí se deriva la negación del mal moral.

Ninguno peca voluntariamente.

El que peca lo hace por ignorancia, porque no conoce el bien.

Así como el entendimiento no puede conocer el no-ser; tampoco la voluntad puede querer el no-bien; es decir, el mal, pues la voluntad está determinada necesariamente al bien.

Por lo tanto, los pecados no son voluntarios; pues proceden siempre de una deficiencia de conocimiento.

Al que peca no se le debe castigar, sino instruirle.

 

Lee mas contenidos de Sócrates aquí.

Una respuesta a «Doctrina de Sócrates.»

que quiso decir Jenofonte cuando dijo “Estimaba como próximo a la locura el ignorarse a sí mismo, creer que se sabe lo que no se sabe” sobre Sócrates?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.