Categorías
Periodo Presocrático

Los Primeros filósofos.

Los primeros filósofos

Los primeros filósofos

Los fisistas: El Problema fundamental de la Naturaleza

El inicio de la filosofía no trata de un realismo ingenuo y directo. Les preocupa la Naturaleza; y no se preocupan simplemente de que sean las cosas, sino que van más allá, se preguntan de qué están hechas, cómo se hacen y cuál es el primer principio de donde todas provienen.

Aquí brota el concepto, común a todos los presocráticos, de una “Naturaleza” (fisis). La Naturaleza es la realidad que existe por debajo de todas las cosas.

Los presocráticos comprenden esta Naturaleza en un doble sentido, como substrato inmutable del ser, por debajo de todas las mutaciones de las cosas, y también como fuerza que hace llegar las cosas a ser, como fuente inagotable de “seres”.

Des este concepto unitario de Naturaleza proviene el de una Ley Universal, rige mutaciones, deduce la periodicidad cíclica de los fenómenos celestes, de los movimientos de los astros, etc. Y se deriva de él el concepto de Ciencia, conocimiento estable, fijo y universal, que abarca la razón de la totalidad de las cosas, en contraposición a la opinión, que no traspasa la contingencia y particularidad de las realidades inestables que perciben los sentidos.

El primer principio de las cosas: (el arche).

Para los presocráticos la realidad es material, así que no encontraremos en ellos referencia alguna del espíritu. Pero, como primer principio buscan un cuerpo lo más inmaterial posible. Utilizan elementos ligeros, plásticos, móviles, sutiles, fácil de transformarse y tomar formas diversas, todos coinciden en que es, eterno, ilimitado, movilísimo, ligerísimo, penetrante, sutilísimo, inextinguible, transformable y casi incorpóreo.

 

Los Milesios, ¿fueron físicos o filósofos?

Aristóteles los denominó “fisiólogos”. La Cosmología por ejemplo, era más amplia que una simple cuestión física particular. No se preguntaron solamente qué son las cosas, sino de qué están hechas. Cómo se hacen y de donde provienen.

No tratan solamente la causa inmediata de los fenómenos naturales, sino que indagan su primer principio, con esto inician simultáneamente la Física y la Ontología.

Para los milesios existen las “cosas”, y también existe la “naturaleza”.

No se les puede considerar como “monistas” en sentido único, aunque busquen un primer principio único de las cosas, también admiten su pluralidad real.

Confían en el testimonio de los sentidos, sobre la realidad y la pluralidad de las cosas particulares, y en el de la razón, que busca por debajo de ellas un principio inmutable común.

 

El “paso del mito al logos (a la ciencia)”.

El tránsito a la ciencia se realiza en Grecia de manera lenta. En su primer período la filosofía conserva todavía gran parte la forma mitológica y antropológica. Las primeras representaciones del universo conserva gran parte de contenidos míticos y formas alegóricas.

En los presocráticos perduran elementos de los poemas cosmogónicos, mezclados con otros de procedencia órfica, o de inspiración moral y religiosa semejantes, como el pitagorismo y Empédocles.

El antropomorfismo. Los presocráticos reflejan sobre la Naturaleza material conceptos tomados del mundo social, interpretan los fenómenos cósmicos como si fueran problemas humanos. Personifican los elementos, hablan de bodas, guerras, generaciones, de simpatía y antipatía, de amor y odio entre ellos.

Sobre los fenómenos naturales proyectan las ideas sociales de ley, de orden, de justicia cósmica, de venganza y de sanciones, a la manera del orden jurídico humano. Lo físico y lo ético está estrechamente unido, la antropología y la cosmología.

Aunque desde los milesios el mundo adquiere cada vez más la figura de una gran máquina cósmica, regida por leyes naturales.

La filosofía empieza a tratar sus propios problemas y trata de buscar soluciones estrictamente racionales.

 

Bibliografía:

 

Cf. Fraile, Guillermo (1997). Historia de la Filosofía I. Edit. BAC. Págs. 138-142.

Cf. G. S. KIRK, J. E. RAVEN Y M. SCHOFIELD. (1988) Los Filósofos Presocráticos. Edit. Gredos. Págs.. 82-85

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.