Categorías
Artículos periodísticos

Digitalización y Robotización del Mundo por Esteban Ierardo

Digitalización y Robotización del Mundo por Esteban Ierardo

 

El filósofo Esteban Ierardo disecciona la serie de Charlie Brooker, encontramos este artículo de Digitalización y Robotización del Mundo en Página12 del 4/11/2019.

Black Mirror: ciencia ficción a la vuelta de la esquina

El ensayista analiza las implicancias de un mundo que se digitaliza y robotiza, y  subraya además el lado inquietante de un capitalismo algorítmico que busca perfeccionar sus sistemas de control. La inmortalidad digital, el hiperfuturo y la imposibilidad del olvido.

Por Julián Varsavsky

En los últimos dos años, el filósofo y escritor Esteban Ierardo publicó libros inspirados en la serie Black Mirror (“Sociedad Pantalla” y “Mundo Virtual”, Ediciones Continente) donde los distópicos capítulos de esta ficción son el disparador de reflexiones críticas sobre la cultura “tecno-global” mediante una metodología que el autor denomina pensamiento múltiple: “Abordo procesos culturales saliendo de los compartimientos estancos para cruzar disciplinas como la filosofía, la literatura, la historia social y del arte, la mitología y las ciencias duras”.

–Uno de los temas que inquietan en Black Mirror es la imposibilidad del olvido mediante la incorporación al cuerpo de dispositivos técnicos que registran en video la vida completa de una persona, incluyendo la técnica de proyectarla en una pared. Uno podría reconstruir su vida como el memorioso Funes del cuento de Borges. El casco con la cámara GoPro encima ya existe. Y esto sucede ya incipientemente en las redes sociales.

–En el capítulo Toda tu historia, esa GoPro simplemente se inserta debajo de la piel para filmar a través de los ojos. Este registro total de la vida puede permitir a un extorsionador inspeccionar la memoria de los otros. Es decir, en un sentido potencial, no hay olvido ni secreto imposible de develar. La vida se somete a la tragedia de la imposibilidad del olvidar. Y como si de un video se tratara, deviene un continuo material editable (es posible borrar fragmentos del pasado o todos). La memoria convertida en un proceso técnico haría del sujeto su editor y dueño, por un lado. Pero ese disco rígido implantado despoja al sujeto del derecho del olvido de aquello que, a veces, impide la frescura de un nuevo comienzo. Ya Huxley destacó que la memoria orgánica actúa por la selección de lo relevante y la eliminación de lo innecesario. Por el contrario, la memoria artificial del futuro sería el quedar prisioneros de un pasado que no permite el alivio del olvido, y que se convierte en una continua invasión y condicionamiento del presente.

–Uno de los dilemas de la nueva tecnodependencia es el del encierro rodeado de pantallas. Estamos cada vez más aislados e hipercomunicados. Byung Chul Han plantea que la nueva experiencia del mundo se basa en el paso desespacializado a través de ventanas: “el windowing es el modo hipercultural de la experiencia”. El estar en el mundo se convierte en estar frente a la ventana. Esto conduce a la caída del horizonte, algo que generaría un vacío doloroso. Pero dice Han que esta novedad podría conducir a una práctica de libertad: si bien el caminante analógico ha perdido el horizonte único, el mundo hipertextual le ofrece algo más al abrirse a innumerables visiones. Es ya la mirada la que camina. El libro de papel clásico tiene un orden narrativo prestablecido. En cambio la virtualidad es una red sin centro: el windowing permite ir de una ventana a otra sin un sentido predefinido. Cada quien puede construir su propia narración y una identidad singular.

–Ese mundo digital es lo que analizo como el “pensamiento hipertexual” en el libro “Mundo virtual”. Es un modo de pensar no anclado solo en secuencias lineales: es un pensar que, por los saltos o relaciones de los links, puede diversificarse hacia distintos caminos de conocimiento y reflexión. Esto nos sitúa ante el hecho de que estamos ante cambios profundos en la forma de percibir el mundo sensible. La tecnología ha dejado de ser el mero uso de ciertos dispositivos y se ha convertido en una forma de construir la experiencia: es la interpretación de nuestra existencia. Vivimos cada vez más tecnológicamente y esto abre un camino ambiguo. Por un lado es un proceso de superación del hombre al adquirir nuevas herramientas para la acción: este es el aspecto glorioso que permite superar los límites de nuestra memoria y nuestros sentidos naturales. Aquí se da el matrimonio entre ciencia y magia. Pero Black Mirror nos propone meditar sobre el hecho de que la virtualidad puede crear también un sistema de entretenimiento hechizante, un sonambulismo tecnológico que genere una fascinación de la conciencia tan potente, que vayamos perdiendo nuestra relación con la naturaleza circundante, con el mundo exterior y con las personas que lo habitan, hasta ir quedando encerrados en el magnetismo de las pantallas. El ser absorbido por la sociedad pantalla supone el peligro de una erosión de nuestra percepción del espacio físico, amplio y extrapantalla, en el que fluye la vida.

–Creo que lo virtual es una ampliación unidimensional del espacio, un nuevo ámbito que puede enriquecer nuestra experiencia perceptiva. Lo que sucede en la Matrix es también real. Y no lo digo desde una mirada tecno-positivista: no desconozco el lado nocivo e incluso siniestro de los usos corporativos de Internet a partir del lado “amable” que muestran Google y Facebook. Por otra parte, en Occidente nos causan cierto espanto la idea de lo virtual –el holograma de una persona– y la presencia de robots humanoides, algo con lo que en el Este de Asia se convive con más naturalidad por diversas razones culturales.

–Ya los bisontes paleolíticos –filmados en 3D por Herzog en el documental La cueva de los sueños olvidados— son virtuales: eran la imagen que representaba o hacía presentes de forma virtual a los bisontes reales y ausentes. A lo largo de su dilatada historia, el homo sapiens creó virtualidad, lo cual debe ser visto como la continuación y multiplicación del espacio real, y no como algo aparte. Las pantallas y su mundo virtual tienden a sustituir crecientemente al mundo primario físico, pero lo virtual debería ser pensado también como una simulación de la realidad que además necesita de un espacio real. El mundo virtual no puede existir en sí mismo sin la materialidad de los dispositivos. Y las ondas por donde se transmite lo virtual atraviesan un mundo físico imprescindible para la existencia del mundo online: este no es entonces un mundo aparte sino que está basado en la realidad material. Pensado así, lo virtual es una posibilidad de “otra realidad” mediante representación o duplicación. Pero no es su reemplazo. El capítulo Quince millones de méritos –ese de los personajes que pedalean en bicicletas fijas para llegar a un show de TV– expresa el proceso de sustitución de la vida real ambiental por otra cada vez más encapsulada en el consumo de lo virtual. Las personas viven en habitaciones con techos y paredes pantalla, desconectados de la realidad primaria. Brooker parodia los excesos del consumismo y el capitalismo mediante trabajadores que pedalean como en una rueda de hámster, acumulando créditos que les permiten comprar objetos y mercancías no físicas, virtuales. El único escape a esta tentadora y sudorosa vida de sacrificios sería brillar como estrella televisiva en una sociedad del espectáculo donde no tenemos derecho a aburrirnos. En cierto momento, quienes más se esfuerzan y pedalean frente a pantallas con shows, alcanzan los puntos para ser invitados a un talk-show donde deben lucirse y alcanzar una gloria fugaz: allí serán premiados otra vez, no por su talento sino por la capacidad que tengan para asombrar y excitar al público con un discurso emotivo, buscando aprobación. Al protagonista le llega el gran día y en lugar de reproducir el modelo, lo denuncia con una arenga crítica. Y la reacción popular en el estudio –representada por avatares de personas existentes encerradas entre pantallas– también es inesperada. El hecho es que la crítica disruptiva es premiada como forma de neutralizarla, convirtiéndola fatalmente en una nueva mercancía.

–En su nuevo libro Mundo virtual estudia la idea de un capitalismo algorítmico. En el documental Lo and Behold, un entrevistado por Werner Herzog dice que un algoritmo de inversiones muy poderoso podría en el futuro operar para desencadenar una guerra, si lo viese conveniente para elevar el precio de ciertas acciones. Esto ya lo hacen algunos humanos. Yo creo que el algoritmo es visto a veces –de manera errónea– como un proceso autónomo. En el Mundial de Fútbol de robots los jugadores no son teleoperados: son en teoría autónomos al salir a la cancha. Sin embargo, siempre hay un programador detrás de cada máquina.

–Para cierta mirada contemporánea, los individuos son impactados por dos revoluciones algorítmicas. La primera es la de los algoritmos biológicos resultado de la evolución, cuya programación está en los genes y sigue siendo, en gran medida, uno de los misterios para la ciencia. Los códigos genéticos son algoritmos bioquímicos que determinan nuestros procesos biológicos. Un ejemplo: cuando el alimento llega al estómago se debe iniciar su síntesis de manera automática. La segunda revolución es la de las máquinas que funcionan a través del algoritmo informático: si una moneda entra en una expendedora de bebidas, se debe abrir la compuerta. Cada vez más vivimos bajo los efectos de estos últimos algoritmos. Y las tecnologías de Big Data interpretan nuestras huellas digitales en océanos de datos. Así somos interpretados y manipulados. Pero esto no supone todavía un funcionamiento algorítmico sin el programador detrás que formula los algoritmos, según ciertos intereses de reproducción del sistema.

–“El Big Brother muta en Big Data”, dice Han. En el mundo existen muchísimas más pantallas en funcionamiento que humanos vivos. ¿Hay forma de salir de esto?

–Tal vez, si nos hacemos menonitas. Nadie puede vivir hoy sin tecnologías. ¿Es necesaria una hiperconectividad continua? Seguramente no, pero hoy nuestra percepción surge mucho más de la interacción con las pantallas que de las conexiones con personas reales. No hemos llegado a implantes cerebrales como los de Black Mirror que pueda monitorear nuestras decisiones. Aun se puede cultivar una ética del uso mesurado de la conectividad. Está de moda el concepto de distopía, entendido como una época en la cual no habrá escapatoria. Black Mirror es distópico al mostrar un mundo donde la tecnología implica un sacrificio de la libertad. En los años 80 la novela Neuromante de William Gibson comienza con la idea de un mundo encerrado en sí mismo. Su opuesto es la utopía como ideal de un mundo mejor. Nos sobrevuela entonces la idea de una implosión tecnológica que generará algún tipo de apocalipsis. El capítulo Metal Head de Black Mirror muestra ese posapocalipsis donde perros robot que no se sabe quien maneja –acaso sean autónomos– persiguen cruelmente a ciertas personas detectadas como enemigo por un algoritmo. No creo que se produzca ese posapocalipsis, pero sí un control algorítmico cada vez más meticuloso y eficaz de los individuos.

–Existe entre los “pastores” de las nuevas tecnologías una suerte de iluminismo digital: el dataísmo y su pretensión de objetividad e incluso infalibilidad.

–Hoy los individuos se descomponen en datos para ser sujetos de interpretación, Esto es también la cuantificación del yo de manera voluntaria. Son personas que corren llevando relojes inteligentes o teléfonos que miran constantemente controlando su presión sanguínea, la distancia y la velocidad. Y herramientas como Facebook y Google nos convierten en una cantera de datos permanente para enviarnos publicidad. El algoritmo de los autos sin chofer reducirá los accidentes. La depresión llevó a un piloto de German Wings a tirar contra una montaña un avión lleno de pasajeros. Un algoritmo no se deprime pero uno error de programación de Boeing hizo estrellar a dos aviones. En esa sustitución del sujeto falible por la infalibilidad de los algoritmos y la “buena administración de los datos”, se pierde el sujeto como cultivo de la conciencia y como fuerza de creación y comprensión, más allá de su reducción a un paquete de datos.

–Deberíamos asumirlo: somos cyborgs.

–Sí, hace largo rato ya. Un bypass es un aparato incorporado al cuerpo que nos constituye en cyborg. Cuando sentimos la llamada del smartphone en el bolsillo, su vibración parece venir del interior del cuerpo. Y no nos despegamos jamás de él. Pensemos en la angustia que genera descubrir que estamos en la calle habiendo olvidado el celular. Esta simbiosis con el aparato ha transformado nuestra subjetividad. Internet es una proyección expansiva del cerebro. Ya no podemos vivir sin él, cuya capacidad de memoria es millones de veces más grande que la nuestra. Hoy existen los exoesqueletos, esa suerte de “segundo cuerpo” que potencia nuestra fuerza. La biónica –incorporación de mecanismos artificiales al cuerpo que reemplazan o mejoran órganos– es otro ejemplo de una corporalidad en la que los dispositivos se integran cada vez más con lo orgánico.

–La idea de la inmortalidad digital atraviesa Black Mirror. El filósofo surcoreano Byung Chul Han dijo que “no creo que computadoras muy inteligentes puedan copiar la mente humana… las máquinas nunca podrán inventar un nuevo lenguaje… Porque no tienen mente y ninguna puede generar mayor output que su input. Este es precisamente el milagro de la vida, que puede generar mayor output que su input, y esto resultar en algo completamente distinto. Eso es la vida: es espíritu y así es como se diferencia de la máquina. Pero la vida está en peligro cuando todo está automatizado y regido por algoritmos. Una máquina humana inmortal como la imaginada por el poshumanista Ray Kurzweil, ya no sería humana. Quizás alcancemos la inmortalidad eventualmente con la ayuda de la tecnología, pero perderemos la vida. Alcanzaremos la inmortalidad al costo de la vida”.

–El capítulo San Junípero trata la inmortalidad digital a través de un mundo paralelo al que viajan personas muy enfermas, donde están rejuvenecidas en un paraíso simulado por computadoras; pero allí no escapan de la decepción, porque los habitantes de ese mundo paralelo caen en la cuenta de que allí un cigarrillo no sabe a nada. Hay una corriente científica conocida como singularismo que aspira a que evolucionemos artificialmente hacia un poshumano que, en una primera etapa, aumentará su longevidad liberado de las enfermedades, para luego detener los procesos de degenerativos de las células. Finalmente se buscará acumular toda la información cerebral en soportes informáticos, ya como conciencia digitalizada en otro soporte: un cuerpo robótico que sería como una carcasa. No sería una clonación de la conciencia sino una transferencia de la misma, una tecnología que –a mi modo de ver– está en estado cero, y que olvida algo esencial: una vida inmortal no sería simplemente no morir y vivir indefinidamente en un dispositivo, sino crear continuamente sentido para que esa vida se justifique y no se convierta en una vida extendida artificialmente y vacía, hasta el punto que lo mejor sería volver a ser mortales como en el cuento El inmortal de Borges. El capítulo Museo Negro de Black Mirror plantea esto: personas que continúan viviendo tortuosamente para siempre, presos en un holograma.

–De sus libros se desprende una mirada de la tecnología como una herramienta ambigua.

–En lo personal me interesa la compresión de los procesos culturales, no la tecnología en sí misma. Pero lo técnico hoy es ya inseparable de la construcción del mundo global y de la subjetividad. Por lo que, frente al fenómeno cultural de lo técnico, podemos usar la metáfora de las dos caras opuestas de Jano, ese dios bifronte de los romanos. No debemos –ni podemos– ser dioses, pero sí ser conscientes de que esos rostros que miran en dos direcciones ven las partes de un todo. Una mirada se dirige al progreso entendido como ingeniería aeroespacial, transporte, energías renovables y medicina. La otra se orienta hacia la economía capitalista y los intereses del poder, pretendiendo que se la acepte y celebre con una ingenuidad pasiva. Esto último plantea que después de destruir millones de empleos, la revolución robótica traerá un mundo mejor. Esta mirada luminosa –es parte del nuevo dataísmo digital y de la mentalidad Silicon Valley– omite que los intereses del poder no están vinculados con el bienestar económico general, la salud, la educación y la realización humana de las personas. El ojo oscuro del poder descubrió en la tecnología una herramienta para mejor dominarnos y vigilarnos. Busca excitar nuestros deseos, hacernos comprar más y votar de determinada manera. En el capítulo Arkangel de Black Mirror, una madre implanta un chip que le transmite en vivo la mirada de su hija, logrando un control total sobre ella. Todo lo que sucede ya queda registrado en Internet: la información no se pierde. El algoritmo interpreta huellas digitales y concluye: “a esta persona hay que darle esto y aquello”. El documental Brexit muestra cómo los algoritmos interpretaron datos para inducir a mucha gente a votar algo de lo que ahora se arrepienten. Hay un lado de la tecnología que nos mira como un búho oculto en la noche y actúa, no por lo que muestra, sino por lo que oculta. Es un poder agazapado, ligado a los entramados de servicios de inteligencia y corporaciones que tienen herramientas cada vez más sofisticadas para orientar a la población hacia los intereses privados de estas minorías. Snowden lo demostró. Esta distopía es, en el fondo, la utopía soñada por el poder. Todos reproducimos los patrones funcionales al capitalismo vigente. Hay una necesidad de adaptarnos, sin duda. Pero está el peligro de la sobreadaptación, que es lo que nos propone el capitalismo algorítmico: rendirnos al consumismo total y renunciar al derecho a la crítica respecto a todo. Yo propongo defender el derecho a la duda y a la crítica frente a la tecnología, mirando sus lados oscuro y luminoso, manteniendo una actitud realista de sospecha. Es esto mismo lo que hace Black Mirror con su tecnoparanoia convertida también en entretenimiento de una manera ingeniosa y reflexiva, que acaso en la última temporada ya adolece de una sobreadaptación a la lógica del espectáculo. La cuestión es hacer de las herramientas tecno-digitales del mundo contemporáneo, medios para el desarrollo individual y colectivo, y no los ladrillos de una pared que nos aleje cada vez más de la vida real en todas sus caras y posibilidades.

Categorías
Filosofía Para Todos

La Ciencia y la Filosofía.

La Ciencia y la Filosofía

La Ciencia y la Filosofía

La Ciencia y la Filosofía en un principio no tenían distinción alguna entre sí.

Categorías
Platón

LOS GRADOS DE LA CIENCIA

GRADOS DE LA CIENCIA.

Al concepto de la realidad, los Grados de la Ciencia corresponden correlativamente los grados del conocimiento.

Categorías
Platón

El Mito de la Caverna

El Mito o Alegoría de la Caverna

El mito de la caverna o alegoría de la caverna describe el camino pedagógico de Platón.

Categorías
Platón

¿Quién fue Platón?

¿Quién fue Platón?

Quién fue Platón.

Existen ciertas dudas de que Platón haya nacido en Atenas; proviene de una familia perteneciente a la más alta aristocracia; por parte de su padre Aristón descendía de Codro y por parte de su madre Perictione de Solón.

Categorías
filosofía antigua La Sofística Período Socrático

Los Sofistas griegos

Los Sofistas Griegos

Los Sofistas griegos

1. Causas políticas y sociales.

Los Sofistas surgen después de las guerras médicas; y de las victorias de Maratón (490); Platea (480) y Salamina (479), Atenas se convierte en cabeza de una poderosa liga política: y en centro de la vida comercial; y cultural de Grecia, alcanzando el apogeo de su grandeza bajo Pericles (499-429).

El predominio de la aristocracia fue sustituido por un régimen democrático; en el cual los ciudadanos podían hacer oír su voz en el ágora e intervenir en los debates públicos.

Con esto el arte de la palabra, el brillo de la oratoria; y el manejo de la dialéctica para la discusión adquieren gran importancia en un pueblo artista, amante del bien decir.
[amazon_link asins=’8420674656,1974252310,B00JTAL5HY,842064997X,8837232667,B002F9NT66,B06WP5JK1D,B00JQE3V3O,1480067857′ template=’ProductCarousel’ store=’luisdario1-21′ marketplace=’ES’ link_id=’d4d3ee3a-dd6e-11e8-85bd-1727863dfd29′]
La Retórica se convertía en una formidable arma política; que aseguraba los éxitos más brillantes a quienes sabían servirse de ella en la plaza pública y ante los jurados.

La educación tradicional, a base de música, rítmica y gimnástica; resultaba insuficiente para preparar a quienes deseaban intervenir de manera eficaz en la palestra política.

Se sentía la necesidad de una formación más amplia, acompañada de un dominio exacto del lenguaje; y de la flexibilidad y agudeza dialéctica necesarias para derrotar al adversario.

Esta es una de las razones que explican la entusiasta acogida que tuvieron los sofistas; maestros ambulantes de retórica, que con sus viajes habían adquirido gran experiencia del mundo; y que enseñaban a manejar los recursos persuasivos de la palabra pública.

Su éxito fue extraordinario, aunque suscitaron reacciones opuestas.

Entre la juventud ateniense, ambiciosa de «llegar», a la cual «fascinaban con la voz, como Orfeo» sus brillantes discursos; y sus métodos de educación produjeron el mayor entusiasmo; mientras que fueron recibidos con creciente hostilidad por los partidarios del antiguo régimen conservador y aristocrático.

Cuando poco más tarde se vio Atenas enredada con la desgraciada guerra del Peloponeso; al reflexionar sobre las causas de su decadencia.

2. Causas de orden filosófico.

La preponderancia de Atenas fue también causa de que se convirtiese en un centro de confluencia de las escuelas filosóficas; que hasta entonces se habían mantenido alejadas de la metrópoli.

El choque de ideas, característico de la época presocrática; el contraste entre tantas opiniones divergentes públicamente discutidas; las deficiencias doctrinales; cuando ni los conceptos ni la nomenclatura filosófica estaban todavía suficientemente elaborados para abordar temas tan complejos; acabaron por crear un ambiente adecuado para la actitud relativista que constituirá en gran parte el fondo de la sofística.

La palabra «sofista» (σοφιστής) es empleada en sentido elogioso por los escritores del siglo V.

Píndaro llama sofistas a los poetas.

Herodoto aplica el mismo calificativo a los Siete Sabios, a Pitágoras y a Solón.

Pero a partir de la guerra del Peloponeso adquiere un sentido peyorativo y desfavorable.

Aristófanes traza en las Nubes la caricatura del sofista, haciendo resaltar su habilidad para pronunciar un discurso justo y otro injusto sobre el mismo tema. Jenofonte critica su venalidad, definiéndolos como comerciantes de la sabiduría.

Platón pone de relieve su vanidad, «cazadores interesados de gentes ricas, vendedores caros de ciencia no real, sino aparente».

Aristóteles los califica de «traficantes en sabiduría aparente, pero no real».

Verdad es que apenas conocemos la sofística más que a través de sus enemigos.

Algunos autores del siglo pasado iniciaron un intento de rehabilitación.

Pero aunque no pueden negarse sus méritos en algunos aspectos, sin embargo parece que los perjuicios que ocasionaron fueron mayores y que los elementos conservadores ele Atenas tenían justificados motivos de alarma.

En Filosofía la sofística, representa una crisis, en que la ciencia corrió el peligro de petrificarse, convirtiéndose en utilitarismo y en retórica vacía.

3. Caracteres generales.

Los sofistas no constituyen una escuela filosófica, antes bien, siguen direcciones muy variadas y hasta opuestas.

No obstante, tienen las suficientes afinidades para permitir agruparlos bajo una rubrica común; en cuanto que representan un movimiento con caracteres propios y netamente distintos de los filósofos anteriores.

a) Relativismo.

A diferencia de los filósofos del período anterior, preocupados por buscar un principio estable; y permanente debajo de las mutaciones incesantes de las cosas, los sofistas se fijan más bien en la impermanencia y la pluralidad.

Nada hay fijo ni estable.

Todo se muda y todo cambia.

Las esencias de las cosas son variables y contingentes.

b) Subjetivismo.

No existe verdad objetiva.

Las cosas son como a cada uno le aparecen.

El hombre es la medida de las cosas.

c) Escepticismo.

Los sofistas plantean con caracteres agudos el problema crítico del valor de nuestro conocimiento, adoptando una actitud negativa.

No podemos conocer nada con certeza.

d) Indiferentismo moral y religioso.

Si las cosas son como a cada uno le aparecen, no hay cosas buenas ni malas en sí mismas; pues no existe una norma trascendente de conducta.

En religión, la actitud de los sofistas llegaba con frecuencia al ateísmo, o por lo menos al indiferentismo.

e) Convencionalismo jurídico.

Acentúan la contraposición entre ley y naturaleza (νόμοξ – φύσι$).

No existen leyes inmutables.

Las leyes no tienen fundamento en la naturaleza ni han sido establecidas por los dioses, sino que son simples convenciones de los hombres para poder vivir en sociedad.

Fuera de ésta, los hombres no tienen más ley que la «natural» (φύσΐξ) de sus instintos.

Algunos, como el Trasimaco del De República, exageran esta ley «natural»; hasta llegar a proclamar la fuerza como único derecho, en que los que más pueden prevalecen sobre los más débiles.

f) Oportunismo político.

Si no hay nada justo ni injusto en sí mismo, todos los medios son buenos para conseguir el fin que cada uno se propone.

La elocuencia es el arte de la persuasión, y, aunque indiferente en sí misma, puede emplearse indistintamente para el bien o para el mal, haciendo buena la mala causa.

g) Utilitarismo.

Más que a servir al Estado enseñaban a emplear sus medios para el servicio de los intereses particulares, utilizando para ello el arte de mover los sentimientos y las pasiones.

h) Frivolidad intelectual.

Más que filósofos deben ser considerados como prestidigitadores intelectuales, que encubrían la vacuidad de su pensamiento con una pirotecnia verbalista de relumbrón.

Tenían una confianza ilimitada en el poder de la palabra.

«Con la palabra se fundan las ciudades, se hacen los puertos, se impera al ejército y se gobierna el Estado».

i) Venalidad.

Era uno de los reproches que más les echaban en cara sus enemigos.

A los atenienses, que aborrecían todo trabajo retribuido, les resultaban por lo menos extraños aquellos extranjeros que vendían sus lecciones por dinero.

Platón los califica de «mercaderes ambulantes de golosinas del alma»

j) Humanismo.

Con las debidas salvedades, en cierto modo se les puede comparar con los humanistas del siglo XV; por su adoración hacia la palabra bella, descuidando el fondo y el contenido formal.

Centraban su interés en los problemas humanos.

Pero no se preocupaban del hombre en cuanto tal, sino más bien del hombre político; y de los problemas prácticos relacionados con la polis y la vida del Estado.

k) Su finalidad.

No era especulativa, sino eminentemente práctica.

Su marcado escepticismo les impedía interesarse por el saber en cuanto tal.

Se proponían ante todo educar a la juventud en orden a conseguir fines políticos, a formar hombres de Estado, ganar pleitos, conquistar puestos, triunfar en los negocios, sin reparar demasiado en la elección de medios.

 

4. Méritos.

En Filosofía se les debe el haber roto el excesivo exclusivismo con que hasta entonces se centraba el interés de los filósofos en torno al problema de la Naturaleza, haciéndolo derivar hacia una reflexión sistemática de los problemas humanos.

Haber perfeccionado la Dialéctica y planteado el problema crítico del valor del conocimiento, desarrollando las actitudes implícitas en los presocráticos, aunque en su solución derivan hacia el subjetivismo y el escepticismo.

En Política contribuyen a ampliar el concepto de ley, demasiado estrecho y particularista hasta entonces.

Elaboraron el concepto de justicia.

Pusieron de relieve la diversidad y el relativismo de las leyes civiles, propias de cada ciudad, subrayando la contraposición entre naturaleza (φύσις), ley (νόμος) y pacto (θέσις), en las que se basan, respectivamente, el derecho natural, el legal y el convencional.

Su concepto de naturaleza común a todos los hombres sirvió para dar a la ley un carácter más universalista.

Los sofistas se presentaban ante todo como educadores, como maestros de sabiduría y de virtud ciudadana (ττολιτική άρετή).

En la educación introdujeron un ideal pedagógico más amplio y completo que el tradicional, sacándolo de los moldes demasiado estrechos de la antigua formación gimnástica y rítmica.

Su concepto de Retórica no se refería solamente a la forma exterior de los discursos ni a su armazón lógica interna, sino que implicaba una formación cultural enciclopédica, suficiente para preparar a los jóvenes a intervenir con éxito en los debates públicos y en el gobierno del Estado.

Aunque asentado sobre bases filosóficas poco sólidas, en realidad su ideal de educación fue beneficioso y acabó por prevalecer sobre el antiguo.

En Gramática, la importancia concedida a la palabra contribuyó a afinar y perfeccionar el uso del lenguaje y del arte oratorio.

Bien es verdad que su uso desmedido y poco escrupuloso implicaba le peligro demasiado real de derivar hacia el puro virtuosismo y de convertirse en verbalismo y charlatanería.

Mas, a pesar de estos méritos, los retratos que de ellos hicieron sus adversarios destacando su vanidad, su venalidad, su orgullo y vacuidad intelectual no deben considerarse como simples caricaturas.

Sus escritos se han perdido en su mayor parte.

Pero su contribución positiva no fue demasiado importante comparada con el avance gigantesco que pocos años más tarde va a dar la Filosofía por obra de los tres grandes genios, Sócrates, Platón y Aristóteles.

 

Encuentra mas contenidos aquí.

Categorías
filosofía antigua monismo Dinámico Naturaleza presocráticos

HERÁCLITO Y LA FILOSOFÍA DEL DEVENIR

HERÁCLITO Y LA FILOSOFÍA DEL DEVENIR

 Heráclito y la Filosofía del Devenir

LA FILOSOFÍA DEL DEVENIR

Bajo este título; la filosofía del devenir; no se designa una escuela; ni siquiera un grupo de pensadores que hayan trabajado más o menos próximamente.

Categorías
presocráticos

CÓMO FUE LA CONSTITUCIÓN DE LA FILOSOFÍA: LOS PRESOCRÁTICOS.

CÓMO FUE LA CONSTITUCIÓN DE LA FILOSOFÍA: LOS PRESOCRÁTICOS.
constitución de la filosofía

 

Con los presocráticos la constitución de la filosofía nace; y se hace fuerte en Grecia.

Sin embargo, no existen un autor u obra inaugurales, como tantas veces se pretende.

Categorías
filosofía antigua

LA FILOSOFÍA GRIEGA: LOS ELEMENTOS QUE PREPARARON SU NACIMIENTO.

LA FILOSOFÍA GRIEGA: LOS ELEMENTOS QUE PREPARARON SU NACIMIENTO.

La filosofía griega

Los poemas homéricos y los poetas gnómicos.


Los expertos están de acuerdo en considerar que, para entender la filosofía griega o la de cualquier pueblo o civilización; es imprescindible referirse

Categorías
filosofía antigua

CÓMO SURGIÓ LA FILOSOFÍA EN LOS GRIEGOS

CÓMO SURGIÓ LA FILOSOFÍA EN LOS GRIEGOS

CÓMO SURGIÓ LA FILOSOFÍA EN LOS GRIEGOS

La filosofía como creación del genio helénico

La casi totalidad de los estudiosos consideran que la filosofía, como término o como concepto; es una creación propia del genio de los griegos.